Razones para vivir a lo Iñaki Uriarte

“He estado en la cárcel, he hecho una huelga de hambre, he sufrido un divorcio, he asistido a un moribundo. Una vez fabriqué una bomba. Negocié con drogas. Me dejó una mujer, dejé a otra. Un día se incendió mi casa, me han robado, he padecido una inundación y una sequía, me he estrellado en un coche. Fui amigo de alguien que murió asesinado y fue enterrado por los asesinos en su propio jardín. También conocí a un hombre que mató a otro hombre, y a uno que se ahorcó. Solo es cuestión de edad. Todo esto me ha sucedido en una vida en general muy tranquila, pacífica, sin grandes sobresaltos.

Esta es la carta de presentación de Iñaki Uriarte, el hombre que nació en Nueva York, es de San Sebastián, vive en Bilbao y está enamorado de Benidorm. No hay frase en sus Diarios que haya salido a la primera. O eso escribe. No quiere ser famoso. Ni quiere sentar cátedra. Empezó a escribir a la temprana edad de 50 años. No entiende del esfuerzo sin constancia. Ni la vida sin tranquilidad. No cree en la exigencia, solo en la autoexigencia. Le gustaría ser novelista porque a veces se cansa de sí mismo. Y también de los demás: “como ese espacio de tiempo que hay entre que nos despedimos de alguien y nos vamos de verdad”, escribe. 

No son pocas las cosas que podemos aprender del escritor que está arrasando con sus Diarios en Francia. Y que no piensa volver a publicar uno. No es amigo de la presión. Ni tampoco del estrés. El talentoso escritor francés, Frédéric Beigbeder, lo ha apadrinado como uno de los descubrimientos más importantes en los últimos tiempos de la literatura española en Francia. Y hasta cuenta que le ha salvado la vida. Estas son algunas reflexiones extraídas de sus Diarios. 

“Me asombra que se pueda ser un genio haciendo reír y un tonto hablando en serio”

“Dicen que un niño normal de seis años conoce unas trece mil palabras y que un joven, al término del bachillerato, unas sesenta mil. Shakespeare no usó más que quince mil para escribir todas sus obras”

“Escribir de mal humor, reescribir de buen humor”

“La fabricación de estrés es la primera especialidad del poder realmente existente”

“Llaman vago a un futbolista y lo convierten inmediatamente en mi ídolo. ¿Cómo se puede hacer el vago delante de 40.000 espectadores? 

“Cuando se escribe con facilidad siempre se cree tener más talento de lo que se tiene”

“Pla dice que hay que escribir como se escribe una carta a la familia, pero con un poco más de cuidado”

Uriarte rescata esta frase de Epicuro: “esconde tu vida”. En un mundo en el que vivimos hacia afuera, más hiperconectados que nunca gracias a algoritmos y redes sociales, es importante hacer el camino inverso. 

Los monólogos con uno mismo son una excelente forma de ordenar la memoria. Y de cuidar nuestra salud mental. El live slow, tan de moda en la actualidad, ya lo acuñó Uriarte en sus Diarios hace 20 años. La clave para una buena vida es que te importen menos cosas, para que en realidad te importe lo que es verdadero para ti. 

No Comments

Post A Comment