Place your bets
64
post-template-default,single,single-post,postid-64,single-format-standard,bridge-core-2.5.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,vss_width_768,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-23.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-5

Place your bets

Hace unos meses leí “le mie risposte alle grandi domande” de Stephen Hawking en el que habla de todos esos temas que uno tiene en la cabeza cuando se fuma algo con los amigos, pero con la ligera ventaja que puede otorgar un doctorado en física bajo el brazo.

Como no estaba, digamos, enterándome en exceso, en uno de los pasajes se me fue el pensamiento a una idea gravísima que aún hoy en día me tiene bastante preocupado:

¿Y si no éramos tan feos como nos pintan los libros de historia y los documentales de la 2?

¿Y si elegimos el Neandertal equivocado?

¿Y si estaban bastante buenos (y esos siguen por ahí enterrados) y estamos haciéndonos una idea equivocada de cómo éramos hace millones de años?

(después la preocupación se me fue hacia delante)

¿Y si nos extinguimos y civilizaciones futuras descubren un fósil de nosotros, pero resulta que es yoquesé Manuela Carmena?

Pensadlo. Nos estamos jugando el futuro.

Por eso, propongo enterrar a unos cuantos buenos especímenes en algún lugar que sepamos a ciencia cierta que soportará el paso del tiempo. El Bernabéu, por ejemplo. Mis apuestas son Audrey Hepburn, James Dean y Brad Pitt.

Place your bets.