Siempre tuve miedo a enfrentarme a las cosas que me gustaban, por si resultaba ser un completo fracaso y después no sabía cómo digerirlo.  Cuando tenía cinco años me llevaron a Aqualandia, un enorme parque acuático en Benidorm, ciudad fetiche de Iñaki Uriarte, con sus imponentes...