UNA PUERTA AL PASADO

El cine La Esperanza, ubicado en un pueblo de Alicante, es una crisálida de recuerdos que sobrevive a los avances del mundo moderno.

Inaugurado en 1928, este espacio localizado en San Vicente del Raspeig y regentado por José Manuel Alberola Vives, ha sabido mudar de piel sin perder la identidad cuando era necesario. Acogiendo entre sus techos, desde hace casi 100 años, fiestas patronales, mítines políticos, combates de boxeo y Galas del Deporte local. Sobreponiéndose a multisalas primero y servicios de streaming más tarde. Ajeno a las exigencias del presente al precio imbatible de estrenos a 3 euros.

Su fachada gris de tres plantas, sus salas de verano e invierno o sus bocadillos de tortilla (especialidad de la casa) son una experiencia única capaz de volver a reconciliar a cualquiera con lo mejor del séptimo arte. Conserva toda la magia del cine de antes porque sigue siendo un cine de los de antes. En su sala de verano, por ejemplo, puedes disfrutar de una velada entre pinos, insectos y picnic familiares con vistas a la iglesia del pueblo. En este museo del cine, la película siempre es lo de menos.

Dice el director de cine José Luis Garci que no sabe qué le gusta más: el cine, los cines o ir al cine. Y es porque, sin duda, conoció cines como este. Si tienen la oportunidad caminen por los alrededores. Inspeccionen los horarios. Lean la sinopsis de la próxima película a estrenar. Jueguen a escudriñar el interior a través del grueso cristal que cubre el recinto. Desháganse con el olor a palomitas que flota por allí. Compren una entrada: lo mejor de la gran pantalla sigue agazapado entre sus mas de mil butacas.

Vayan al cine por el cine.

No Comments

Post A Comment