TE ACOMPAÑA DONDE OTROS NO PUEDEN

TE ACOMPAÑA DONDE OTROS NO PUEDEN

I. Dirección a Tabarca para coger aire y bucear en la Cova del Llop Marí como Irene e Ismael en ‘Las luces de septiembre’. Cualquier libro de Zafón te baña los recuerdos de salitre.

II. El mar se lleva por dentro, pero si lo tiene uno cerca casi que mejor.⁣

III. Cuando la edad va asomando y lo hace, por ejemplo, cuando ya no subes los escalones de dos en dos, o te encuentras un ramillete de canas en el cogote, o te miras al espejo y ves grandes surcos en la piel, te das cuenta que la vida hay que veranearla más y más.⁣

IV. Me estoy empezando a creer —ahora que el frío asoma la patita y el calendario va cuesta abajo y sin frenos— que en Alicante el verano, como París en el libro de Vilas Matas, no se acaba nunca.⁣

V. Este poema de Manuel Alcántara.

El mar no puede morir.⁣
Se quedará navegando⁣
aunque no haya nadie aquí.⁣

Que no, que el mar no se muere,⁣
que no se puede morir.⁣

Seguirá que va y viene,⁣
yendo y volviendo a venir⁣
cualquiera sabe hasta cuando.⁣

Hasta que encuentre por fin⁣
la playa que está buscando
.⁣

Él no puede morir.⁣
Se quedará navegando⁣
cuando no haya nadie aquí.⁣

No Comments

Post A Comment