PRUEBA EL HECHIZO

PRUEBA EL HECHIZO

I. El tiempo cabalga y cabalga, siempre más deprisa, engullendo todo a su paso, sin mirar atrás. No espera, ni concede segundas oportunidades, recorre su camino y desgraciadamente no hay forma de amarrarlo, de decirle: quédate quietecito ahí.

El tiempo no conoce al reloj y hasta las cosas más sagradas como la familia, los amigos, los sueños o el trabajo, se evaporan tarde o temprano.⁣

Por eso, aunque sea incontenible, necesitamos un lugar al que volver. Un punto de ancla. Un refugio. Ese lugar donde poder decir: aquí las cosas son como siempre serán, como siempre han sido.⁣

Aunque sea mentira (eso qué más da). Se diría que, uno de esos lugares, es la fotografía.

II, A veces lo que uno necesita es ir a la montaña a pegar cuatro gritos guturales, sentirse pequeño y salvaje, mojarse los labios con el agua del río, y si el día acompaña, pisar un par de cacas para luego analizar, entre risas, si son de vaca o jabalí.⁣⁣ Aunque, al rato de mirar, se suele llegar a la conclusión de que algún paisano cometió un error de principiante que es no ir cagado de casa.⁣⁣ Por norma general, a la montaña se va a dar órdenes disfrazadas de consejos.⁣⁣

Cuidado con esa piedra que resbala. ⁣⁣

Desciende en zigzag que es más sencillo. ⁣⁣

Esa seta tiene pinta de ser venenosa.⁣⁣

Administra el agua que nunca se sabe.⁣⁣

En fin, las montañas de mis fotos siempre han estado ahí y no la supe ver hasta bien tarde. Pasa mucho eso con la felicidad, por ejemplo. Pasa también con los mocos y las legañas.⁣⁣

Volveremos. ⁣⁣

No Comments

Post A Comment